De vuelta de Enofusión 2014

enobar

Tomada de enofusion.net

Como lo prometido es deuda ¿o duda? Hay que contar algo de Enofusión 2014. En primer lugar es que ha vuelto por do solía. Al Palacio Municipal de Congresos de Madrid en mi opinión un lugar más amable y accesible que el gigante Ifema y con una vecindad, bien llevada con Madrid Fusión, que aportaba la tranquilidad que la cata de vino merece. Me parece que se ha encontrado un justo equilibrio.

Está claro que no es una feria al uso ni va dirigida al consumidor final, en su faceta más popular, sino a restauración, distribuidores, tiendas especializadas, medios de comunicación, profesionales del sector y “wine lovers”, más o menos enteradillos pero con ganas de aprender. El año pasado en Ifema había muchos “correpasillos” y “arraso con todo” que este año, en los dos días que he estado, han brillado –perdón oscurecido- por su ausencia. El titular “Enofusión ha vuelto a crecer este año-La gran cita de la cultura delvino  no es mío y el artículo que encierra me parece una ponderada  descripción de la cita que comparto.

De la actividad del Centro del Vino me quedo con su variedad, originalidad –catas de sake y ginebra-, ha habido dos catas con maridaje. Entiendo el follón de su organización, pero por ahí van los tiros del consumo. Un vino sin pincho, pintxo, tapa o pica-pica –se admiten más sinónimos- o comida se queda cojo y es una vía para engancharse al carro de la gastronomía española.

enofusion-470x260

Tomada de bembo.eu

No voy a describir una por una las catas, pero sí a reseñar tendencias. En primer lugar vuelven los clásicos que parecían desaparecidos; de valorar el impacto tánico y los vinos maderizados, se ha pasado a la sutileza de los taninos, la redondez y el frescor en boca. Esto ha sido una constante en todas las catas y quedó de manifiesto en la extraordinaria cata vertical de Perpetual –el Priorat de Torres, empresa siempre brillantemente presente en la cita- y fueron términos usados por casi todos los ponentes. Rioja, con las catas de grandes reservas de Ramón Bilbao y los “nuevos” varietales de Dinastía Vivanco, dejó patente la potencia de una región líder en calidad y variedad, apostando por los clásicos grandes reservas y la recuperación, diferenciadora, de las variedades históricas que ya he comentado en este blog repetidamente. El abanico de vinos de Rioja se está abriendo de manera impresionante en lugar de encerrarse en lo de siempre.

En blancos la tendencia va en sentido opuesto, vinos para guarda en los que la barrica no existe o no se hace presente, la paciencia y el trabajo con las lías, o sea la Enología, demuestran que los blancos no tienen por qué decaer en un año o dos y que hay potencial para vinos de largo recorrido. Otro campo que se abre y que conviene explorar.

Para terminar unas frases cogidas al vuelo de Paul Pontallier, director general y enólogo de Château Margaux, “el terroir es un concepto natural y humano…a través de los años se le saca el genio, aunque cada año cambia la uva, el genio o sueño del enólogo no”, “la sutileza es la base del mito”, “el hecho de hacer vino no es suficiente”, “el vino es la forma de limpiar la boca –refrescar- en una comida pesada, se hace para beber no para catar”. Respecto a los vinos naturales o biodinámicos les dio una puyita “es como si el enólogo debiera ser del pueblo” y reconoció el uso puntual de alguna levadura comercial. No describió los aromas con la terminología al uso “es imposible reflejar sueños y fantasías, los aromas deben ser complejos, finos, sutiles, elegantes…”. Maribel Mijares apuntó que no se había usado la palabra “fruta” para nada y el apostilló “la fruta debe desaparecer y aparecer el vino”. Toda una lección de Enología, Marketing y sentido común de uno de los grandes…y en un Español impecable. No cabe duda que tenemos que seguir mirando al Norte, aunque fastidie.

Acerca de Javier Escobar de la Torre

De origen toledano, Madridejos 1960, me nacieron al lado de la modesta bodega de mi abuelo Isidoro, tras una noche de "monda" de rosa del azafrán. Estudié Químicas en la Complutense especializándome en Química Industrial. Tenía claro que la ciencia sin un fin práctico no me interesaba. Entré cómo "colaborador voluntario" en "El Encín". Era la época de transferencia del INIA a la Comunidad de Madrid y estaban montando, dirigido por Mariano Cabellos, un laboratorio de vinos. Me becaron el Curso Internacional de Viticultura y Enología que dirigía D. Luis Hidalgo y para saber más está LinkedIn http://es.linkedin.com/in/javierescobardelatorre. Desde siempre he estado ligado personal y profesionalmente al sector vitivinícola y ahora, en tiempos duros, estoy intentando ayudar a empresas del sector a ponerse al día.
Esta entrada fue publicada en Cosecha Impropia, Marketing y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .