Cerrando botellas (III) El corcho natural (II)

En la colaboración anterior dejábamos las planchas de corcho almacenadas para proceder a su corte perforación, etc. temas mecánicos sobre los que no hay mucho que decir.

El paso siguiente es la clasificación de las distintas calidades y ahí poco se ha avanzado. El aspecto visual sigue siendo el criterio único, del Código Internacional de prácticas Taponeras de CE Liège transcribo lo que dice sobre la selección de calidades:

3. ESCOGIDO DE LOS TAPONES

3.1. Definición: Operación que consiste en separar los tapones terminados en un cierto número de clases.

3.2. Objetivo: Determinar las clases visuales en función del aspecto de los tapones y eliminación de los tapones con defectos.

3.3. Prácticas obligatorias:

3.3.1. Separar los tapones en función de las referencias de las clases visuales

3.3.2. Los tapones con defectos serán separados y colocados en contenedores identificados.

Por tanto la calidad es algo que define cada fabricante o negocia con el cliente. Ahora bien, en lo que se ha evolucionado es en la forma de hacerlo ya que se han desarrollado equipos que mediante visión artificial discriminan, una por una, la calidad de cada pieza y de paso miden sus dimensiones físicas rechazando las que están fuera de rango. El apoyo de estos medios ojetivos de medida debería llevar a una definición clara de calidades y evitar el desgaste que suponen una continua negociación con varios proveedores y una relación basada en las reclamaciones y los rechazos más que en la cooperación.

En las dos fotografías se pueden ver, más o menos, las luces que inciden sobre el corcho y la pantalla donde se reflejan calidades y medidas del corcho.

IMG-20140217-WA0001 IMG-20140217-WA0002

Así que número de poros, de grietas, longitud de la grieta, etc. siguen siendo los parámetros que hay que negociar. Esto no tiene nada que ver con los controles de calidad que se realizan a los corchos de tipo químico, microbiológico o mecánico; la calidad, o sea el precio, se pone en función del aspecto visual. Aquí radican las grandes debilidades del corcho natural, la falta de homogeneidad y que su cualificación se haga por un motivo tan “poco científico”, aunque con algunas corcheras también se puede incluir la densidad como parámetro objetivo.

De todas formas la tradición tendrá sus motivos y son los productores de corcho los que se deben preocupar de estudiarlos, aclararlos y transmitirlos. No se puede confiar todo a la fe y la tradición. Antes se mencionaba la densidad, parece lógico pensar que un corcho más denso, de entrada, cede menos oxigeno al vino en el momento del encorchado ya que tiene menos volumen de aire por ser menos poroso; pero lo que pase a futuro es una incógnita.  Casi todos los estudios que hay sobre transferencia de Oxígeno comparan distintos tipos de cierre y están realizados en su mayoría por fabricantes de alternativos; se echan de menos estudios sobre el corcho natural y sus calidades, aunque habría que empezar por estandarizar estas.

El siguiente paso es el marcado a tinta, de calidad alimentaria, o a fuego y este último se puede hacer a fuego directo o con láser que parece ser menos agresivo. Aquí hay dos puntos el puramente estético y el codificado del lote de corchos que permitan su trazabilidad a lo largo de la vida del vino; las bodegas pequeñas y con pocos proveedores (o uno sólo) lo tienen fácil, pero las grandes empresas necesitan tener los corchos perfectamente trazados ya que pueden ser mayores los lotes de vino que los de corchos. De cara a cualquier posible problema o reclamación, el conjunto que forman vino, botella y tapón debe estar perfectamente “atado” y documentado para evitar dolores de cabeza.

Aquí lo dejamos, continuará que el tema da para mucho.

Publicado en El Correo del Vino http://www.elcorreodelvino.net/noticia/28/3094/cerrando-botellas-iii-el-corcho-natural-ii

Anuncios

Acerca de Javier Escobar de la Torre

De origen toledano, Madridejos 1960, me nacieron al lado de la modesta bodega de mi abuelo Isidoro, tras una noche de "monda" de rosa del azafrán. Estudié Químicas en la Complutense especializándome en Química Industrial. Tenía claro que la ciencia sin un fin práctico no me interesaba. Entré cómo "colaborador voluntario" en "El Encín". Era la época de transferencia del INIA a la Comunidad de Madrid y estaban montando, dirigido por Mariano Cabellos, un laboratorio de vinos. Me becaron el Curso Internacional de Viticultura y Enología que dirigía D. Luis Hidalgo y para saber más está LinkedIn http://es.linkedin.com/in/javierescobardelatorre. Desde siempre he estado ligado personal y profesionalmente al sector vitivinícola y ahora, en tiempos duros, estoy intentando ayudar a empresas del sector a ponerse al día.
Esta entrada fue publicada en Enología y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.