¡Bares qué lugares! No volverán a ser iguales

Este pequeño post se publicó en La Gaceta del Vino hace 10 días, no he querido cambiarlo ni dejar de publicarlo en el blog. Desgraciadamente he tenido que cambiar el título y añadir un final que nunca hubiera deseado.

Para que no nos pille el toro nos hemos metido en el burladero y ahora no podemos salir. Habrá ver cómo nos las apañamos para poder seguir con nuestra vida mientras el Miura sigue engallado en el centro del ruedo (nuestra vida).

No son tiempos para frivolizar, tampoco para cortarse las venas, pero para muchos el vino es nuestro medio de vida, nuestro mundo, nuestra pasión; para muchos más es una afición, un gozo, una manera de alegrar su vida, de compartir, de socializar. El puñetero Miura mira a izquierda  derecha hacia cualquier cosa que se mueva mientras escarba en la arena, amenaza con arrancarse de manera violenta… Así que todos quietos.

El consumo “social” lo tenemos mal, en bares, pubs, terrazas está vetado. Ahora nos acordamos de ese camarero atento, del dueño del bar de toda la vida que te pide opinión sobre un vino que acaba de llegarle…Las charlas con los amigos mientras tomas relajadamente, o animadamente, unos vinos y unos pinchos hablando de la divino, lo humano, fútbol, gobierno…

A veces nos han parecido unos pesados o unos plastas, nos hemos quejado de que la copa no era fina, de que tardan en atendernos estando atestados y ahora estamos esperando a que el Miura salga arrastrado por las mulillas para lanzarnos a los bares. Si es que mantienen el puesto de trabajo o el garito abierto.

Una semana llevo sin pisar ninguno y se me está haciendo eterna.

Pero no, no voy a ir derecho al bar. Tengo que ir a mi pueblo a estar una familia desgarrada por el fallecimiento del padre y marido. Uno de mis mejores amigos ha sido corneado por el Miura. Me llamó desde el hospital el pasado jueves, lo que hablamos se queda para mí, la madrugada del sábado falleció. Es difícil asumir que ya no pisaré con él esos bares que fueron plaza de tantos buenos ratos desde nuestra infancia. No volverán a ser los mismos.

Desde entonces estoy tratando de aguantar todo mi dolor y mi rabia.

 

¡NO HAY DERECHO! Santos ¡NO HAY DERECHO!

Acerca de Javier Escobar de la Torre

De origen toledano, Madridejos 1960, me nacieron al lado de la modesta bodega de mi abuelo Isidoro, tras una noche de "monda" de rosa del azafrán. Estudié Químicas en la Complutense especializándome en Química Industrial. Tenía claro que la ciencia sin un fin práctico no me interesaba. Entré cómo "colaborador voluntario" en "El Encín". Era la época de transferencia del INIA a la Comunidad de Madrid y estaban montando, dirigido por Mariano Cabellos, un laboratorio de vinos. Me becaron el Curso Internacional de Viticultura y Enología que dirigía D. Luis Hidalgo y para saber más está LinkedIn http://es.linkedin.com/in/javierescobardelatorre. Desde siempre he estado ligado personal y profesionalmente al sector vitivinícola y ahora, en tiempos duros, estoy intentando ayudar a empresas del sector a ponerse al día.
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .