Atentos a lo que viene

En estos tiempos, en los que todo afecta a todo, conviene no infravalorar asuntos que parecen ajenos, lejanos o entretenimiento de políticos y que, tarde o temprano, llegarán al mundo del vino.

Tomada de cop20.pe

Tomada de cop20.pe

En estos días se ha celebrado en Perú la Cumbre del Clima o COP20, que es el “Órgano Supremo de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático”. Nada más y nada menos. Aunque parece que los 196 países presentes no se ponen de acuerdo, al final lo que salga de estas cumbres acabará llegando a los valles. Entre los llamados negacionistas, como el Nobel de Física  Ivan Giaever, a los miembros del Panel Intergubernamental del Cambio Climático, parece que no hay un terreno intermedio para un sano escepticismo. Aunque desde Malthus, hasta los que anunciaban que el petróleo se acabaría ya, lo cierto es que la evolución de las tecnologías conocidas y la aparición de otras nuevas impredecibles han ido aplazando la llegada del Apocalipsis.

El profesor Vián-Ortuño definía, en clase de Química Industrial, a la humanidad como “una enfermedad que le había salido a la Tierra en la piel”; ya por en los albores de los ’80 en la Universidad se hablaba del “efecto invernadero”, aunque el horrible anglicismo del “cambio climático” todavía no había hecho fortuna. Pero es evidente el efecto de la acción humana sobre el planeta y la sensibilidad que existe en las sociedades desarrolladas. Y todo esto ¿Afectará al mundo del vino? Por supuesto.

Buen número de bodegas están certificando su Huella de Carbono o la de algún producto suyo. El cálculo de la misma no pasa de ser una mera estimación por su complejidad (decenas de proveedores de uva, cada uno distinto, por ejemplo), por las diferentes metodologías, por el desconocimiento de las emisiones indirectas (por ejemplo del mix eléctrico) y los límites que se pongan en su cálculo (la expedición del vino, su punto de consumo…) darán valores numéricos no comparables entre sí, lo que implica confusión en el consumidor. Estos cálculos sólo sirven de algo si, manteniendo la metodología, se marcan objetivos de reducción de la Huella de Carbono y estos se alcanzan. Por otro lado, la viticultura ecológica se ve penalizada, ya que sustituye herbicidas y productos químicos por labores que implican mayor uso de medios mecánicos; lo que es bueno desde un punto de vista es malo desde el otro. Lo que está fuera de toda duda es que los términos sostenibilidad, reducción de emisiones contaminantes, ecología y demás están interiorizados en el ciudadano medio de cualquier país desarrollado y van a marcar, están marcando, tendencia en el consumidor. Y en muchos casos conllevan un ahorro de costes, piénsese en las bolsas de los supermercados, por ejemplo.

Tomada de ctacktwo.com

Tomada de ctacktwo.com

Viene toda esta larga introducción a propósito de un artículo de Jancis Robinson, del pasado Enero, que estaba guardado para comentar la importancia de la World Bulk Wine Exhibition. En él describe cómo, a partir de la firma en 2005 de un acuerdo para reducir los envases vacíos en Reino Unido, se ha incrementado el embotellado en destino de vinos, en particular cita el australiano, que ha pasado del 30 al 80%, y por ahí va a ir pasando todo vino que no necesite un periodo de crianza en botella. Se podrá argumentar que Australia queda muy lejos y el motivo es la reducción de costes, posiblemente sea cierto, pero se vende como una “ventaja medioambiental” y se disimula  en las contra etiquetas. Conviene no olvidar que este mercado históricamente ha marcado tendencia y a través de él han llegado los cierres alternativos al corcho y otras muchas “modas” que finalmente se han quedado.

Así que menos hacer caso a lo políticamente correcto y a preparase para lo que viene. No hay político que se precie que no haga discurso a favor del embotellado en casa, posiblemente por que es lo que el auditorio quiere escuchar, pero, a la vista de las tenencias en Reino Unido, quizás sea mejor buscar un buen “partner” que embotelle tu vino con tu marca, para tus clientes y  bajo tu supervisión y así poder llegar al mercado en igualdad de condiciones que tu competencia.

En la Cumbre Internacional del Vino celebrada en Toledo otro británico, Tim Atkin, dijo algo muy razonable “cuanto más embotelléis mejor os ira” (aunque no dijo dónde) y eso sólo será posible elaborando vinos de mayor complejidad y cuya estancia en botella sea necesaria para alcanzar su pleitud.

Publicado en El Correo del Vino: http://www.elcorreodelvino.net/noticia/28/3855/atentos-a-lo-que-viene

 

Acerca de Javier Escobar de la Torre

De origen toledano, Madridejos 1960, me nacieron al lado de la modesta bodega de mi abuelo Isidoro, tras una noche de "monda" de rosa del azafrán. Estudié Químicas en la Complutense especializándome en Química Industrial. Tenía claro que la ciencia sin un fin práctico no me interesaba. Entré cómo "colaborador voluntario" en "El Encín". Era la época de transferencia del INIA a la Comunidad de Madrid y estaban montando, dirigido por Mariano Cabellos, un laboratorio de vinos. Me becaron el Curso Internacional de Viticultura y Enología que dirigía D. Luis Hidalgo y para saber más está LinkedIn http://es.linkedin.com/in/javierescobardelatorre. Desde siempre he estado ligado personal y profesionalmente al sector vitivinícola y ahora, en tiempos duros, estoy intentando ayudar a empresas del sector a ponerse al día.
Esta entrada fue publicada en Gestión, Marketing, Opinión y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Atentos a lo que viene

  1. Luis dijo:

    O K Javier. EL futuro que nos llega, es mas sencillo de lo que nos parece, cuanto antes nuestros Ayuntamientos y Mancomunidades nos obliguen a clasificar la basura que generamos mejor será para el medio-ambiente que nos rodea y sostiene. En los países escandinavos hay 7 contenedores de basura por manzana de viviendas: 2 para vidrio – blanco y color- 2 de papel, embalajes y papel prensa escrito-, un quinto con plásticos, el sexto de metales y el nº 7 de restos orgánicos. El uso de la bicicleta está potenciado, los coches privados se quedan en casa normalmente… Todo esto supone tener un muy buen transporte público, unos servicios de recogida de basuras bien organizados y gestionados y un cambio de mentalidad a nivel político y ciudadano. Es lo que hay y tarde o temprano deberemos comenzar en ello…. cuanto antes mejor, … ¿ o no ?…
    En el envasado de vinos está tardando la zona Rioja en autorizarlo en envases tipo bag in box de 2-3- 5-10 litros, eso es solo un ejemplo de lo que nos queda por hacer. No hacerlo supone perder ventas/ mercados / facturación y clientes y lo que es peor dejar entrar a otros proveedores en el System Bolaget. En uno del centro de Malmo, por ejemplo, no hemos visto en estos dias pasados, ni una sola caja de cartón vacia procedente de botellas de vino Rioja, ni de España…, si de Chile, Italia, Argentina, Francia, Alemania… Decepcionante este descubrimiento.

    Luis A Galdamez Malumbres

    • Hola Luis,
      Perdona por el retraso. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Hace un par de años en el Club de Marketing, una firma navarra de máquinas de B&B junto a dos partners, organizaron una charla. Fuimos cuatro gatos. Un asesor portugués de internacionalización se extrañaba que, con mejores vinos, vendíamos menos que ellos en los países nórdicos. Pero nosotros a lo nuestro, que si fulano se sale de la DO, que si mengano entra.
      Un abrazo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.