Post sobre “The Art of Blending Wine”

No sé si por falta de tiempo, o pereza más bien, he ido retrasando la publicación de los diversos post que he publicado en el web del seminario. Ahí están disponibles en Inglés. Así que los voy a poner todos juntos en el mismo orden en que se publicaron.

Una mujer total en el mundo del vino

Deborah Parker Wong es una comunicadora especializada en vino y licores, además de formadora, consultora de cata, jurado de concursos y consultora estratégica.

Como periodista es “Global Wine Editor” para las revistas The Tasting Panel, SOMM Journal y Clever Root, en las que escribe columnas mensuales sobre las industrias de vinos y licores con especial énfasis en la tecnología y las tendencias. Es coautora de “1000 Great Everyday Wines” y cuyos contenido influyen  en las a las publicaciones comerciales de la industria, incluidas las antigua revistas Vineyard and Winery Management, Spirited and Drinks Business, que se pueden encontrar en su web.

Además de su trabajo como periodista, Deborah es profesora adjunta en el programa de estudios sobre el vino en Santa Rosa Junior College , está certificada y ofrece cursos privados como profesora certificada del programa Wine & Spirit Education Trust (WSET)., también es miembro del Circle of Wine Writers de Londres y de la California Teachers’ Association. Antes de su carrera como periodista, Deborah codirigió The Medialink Group, una agencia de relaciones públicas y marketing estratégico que atiende a clientes de bienes de consumo de alta tecnología y lujo.

Con su gran experiencia en el mundo del vinoy su conocimiento del consumidor estadounidense, Deborah nos presentará las características y diferencias entre el grueso del mercado actual -ocupado por los “baby boomers”-, la “X Generation” -que ya han llegado- y los famosos “milllenials” -que vienen detrás-.

Su lema es “To learn, read. To know, write. To master, teach” y habría que añadir “Para catar, The art of Blending Wine”

Vinos varietales frente a vinos de blend

En el mundo del vino -tan rico y variado- aparecen y desaparecen tendencias, vuelven los clásicos, aparecen vinos novedosos, tecnológicos, “naturales”, de viñedo singular… Y también las polémicas, no siempre positivas, pero que animan y estimulan a productores, opinadores y consumidores.

Una de las polémicas más clásicas es la de varietales frente a blends, si las distintas legislaciones permiten un determinado porcentaje de variedades distintas a la principal, se podría dar por cerrada la polémica. Pero aún hay más, muchos vinos “varietales” de calidad provienen de distintas parcelas, de distintos clones, en definitiva de distintos orígenes y la materia prima es diferente. También es normal que el enólogo les aplique distintos caminos de vinificación ya que la uva no es homogénea y debe conducirla hacia el vino deseado extrayendo el máximo de calidad.

Una vez que los vinos están terminados, siempre de la misma variedad, viene el proceso de selección y preparación para la crianza. En esta hay diferentes lotes de barricas -tipo y origen del roble, nivel de tostado- por lo que la cantidad de variantes que se tiene al decidir qué vino se va a embotellar es todo lo amplia que se desee. A nadie se le ocurre mezclar todos los vinos sin saber cuál va a ser resultado final, por lo que hay dos trabajos que son inevitables: selección y blending.

Todo esto está perfectamente resumido en la contra etiqueta del Pinot Noir de Marimar State que proviene de un viñedo singular:

“Named after my daughter, Cristina, this wine is a special barrel selection from a unique blend of our Pinot Noir clones that we feel best represent the terroir, or personality, of the Don Miguel Vineyard and show the most potential for aging”

Como conclusión, falsa polémica. Los vinos naturales también precisan de “The Art of Blending Wine”.

 

Todos los vinos tienen historia

Y Elizabeth Gabay es una de las personas encargadas de contarla. Con un grado en historia y tras su Master of Wine, ha trabajado en el comercio de vinos desde 1986 y escribiendo sobre regiones vinícolas modernas, sus principales intereses son una combinación de historia y vino.

Comenzó trabajando con los vinos del sureste de Francia, donde ha sido testigo privilegiado de la revolución de los vinos de Provenza durante los últimos 30 años. Ha podido seguir el boom del rosado, que se ha vuelto cada vez más importante y ha crecido en popularidad, ha investigado, escrito e impartido conferencias extensamente sobre el tema y ha culminado con la publicación en Enero de 2018 del libro “Rosé: Understanding the Pink Wine Revolution” con magníficas críticas.

También comenzó a trabajar en Hungría hace más de veinte años y ha seguido trabajando mucho con vinos húngaros y de Europa Central, siendo una experta en los mismos.

Quizás lo más original es su interés en la historia y la cultura que hay detrás los vinos que bebemos hoy, los cambios en las tradiciones. Defensora de las variedades minoritarias, en Francia se elaboran el 70% de los vinos con el 30% de las variedades –y es un patrón mundial-, de los vinos italianos –romanos-, franceses y mediterráneos en general.

“Blending Rosé” será el tema sobre el que nos hablará en The Art of Blending Wine y con ella disfrutaremos de los rosados más emblemáticos y originales.

 

China: That Obscure Object of Desire

Que China es un mercado con un gran potencial de crecimiento es una realidad palpable. Su tamaño, su crecimiento económico y el aumento de su clase media hacen de este país un objetivo para cualquier bodega.

Sin embargo, ya no es el país que consumía vinos muy caros, por esnobismo, o muy baratos. Este mercado está entrando en una etapa de madurez siendo cada vez más sensible a las fluctuaciones de precios, a la procedencia de los vinos y las trayectorias de las bodegas. Según la OIV, China fue el 5º consumidor mundial de vino en 2016 y el consumo per cápita sigue aumentando.

Por su tamaño y población, China presenta unos números que asustan –o emocionan-JD.com , la mayor tienda de vino en línea china y el minorista más importante, tiene 266,3 millones de clientes activos; el consumo per cápita es muy bajo, 1.2 litros por persona y el de bebedores de vino es de menos de 40 millones, para una población de 1.400 millones de personas.

Por contra, el vino soporta una serie de gravámenes: arancel, IVA e impuestos al consumo que incrementan considerablemente el coste. El arancel en el caso de embotellados y espumosos es del 14% y en granel el 20%. El IVA es el 17% y el impuesto al consumo es del 10%. Estos porcentajes se introducen en una fórmula y el resultado es que al valor CIF se aplica un 56% para el caso del granel o un 48,2 para el caso de embotellado y espumoso. Si se le añaden costes de logística y comercialización, una botella de vino puede costar entre 8 y 10 veces su precio CIF ¡Qué gran oportunidad para desarrollar el embotellado en destino, acortando la cadena de suministro, y reduciendo costes logísticos y medioambientales!

China también es el segundo viñedo del mundo tras España, aunque su producción se deriva a otros productos y la de vino (11 millones de hectólitros) tiene el nivel de Australia o Sudáfrica; no parece relevante, ya que las importaciones siguen creciendo, pero no hay que perderlas de vista. Un dato, que están adoptando como “icono” la variedad Marselan. Esta variedad, creada por cruce entre Cabernet Sauvignon y Garnacha y usada para blend en el Languedoc, está dando buenos resultados y se intenta posicionar como “propia”.

Con mayor conocimiento y profundidad nos hablarán sobre este gran país Jörg Philipp y Wsana Woo en The Art of Blending Wine con su Masterclass China in your Hands: Taste and aspects to conquer de Chinese market.

Anuncios
Publicado en Enología, Marketing, Opinión, The Art of Blending Wine | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Sudamérica en el mundo del vino: ¿Ha llegado su momento?

Desde Europa siempre hemos pensado que somos el “centro” del mundo del vino. Obviamente los tres grandes productores –Francia, Italia y España– están aquí y, junto a Portugal y Grecia, han dominado los mercados y marcado las reglas durante décadas.

Si a esto se suma que los grandes consumidores de vino eran Reino Unido, Benelux, Países Nórdicos y Europa Central; el negocio del vino era un negocio europeo, de europeos y para europeos. En todo caso interesaba EE.UU. por su tamaño y su potencial.

No hace tanto tiempo que los vinos del Cono Sur, gracias a sus vínculos con Reino Unido y Holanda, irrumpieron en el mercado europeo de manera explosiva: enología sin restricciones, marketing sin complejos y precios agresivos. Se hablaba de vinos del Nuevo Mundo, pero la presencia de vinos sudamericanos era escasa.

Los dos países más importantes (Argentina y Chile) presentaban dos situaciones distintas –y escribo del pasado- Chile elaboraba buenos vinos de corte internacional enfocados al mercado norteamericano, mientras que Argentina estaba un peldaño por debajo en calidad y trataba de promocionar la Malbec como variedad nacional. Otros países como Uruguay, de menor producción, observaban con atención.

Estos dos caminos divergentes han acabado siendo paralelos y ambos países han cuajado como grandes productores de vino y productores de grandes vinos. Por ello, ha llegado el momento de potenciar su presencia tanto en los mercados tradicionales como en los emergentes, de ahí su constante presencia en ferias, como la World Bulk Wine Exhibition, en las que participan valiosos ponentes procedentes de estos países, como en The Art of Blending Wine en donde nos demostrarán de manera práctica las posibilidades de los vinos de la América del Sur.

Publicado en Opinión, The Art of Blending Wine | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

“When the whole is better than the sum of its parts” Ed Adams MW

“Por segundo año me encargo de coordinar el seminario sobre blending que se celebra a finales de Noviembre en Ámsterdam. Por segunda vez iré repicando aquí los post que escribo para el web del evento, espero que os animen.”

Creo que esta frase resume el espíritu y el objetivo de The Art o Blending Wine y, por eso, la hemos elegido como eslogan de la segunda edición de un seminario que pretende abrirse un hueco en un sector que está permanentemente en proceso de evolución y cambio.

Continuamente aparecen nuevos operadores, países productores emergen, el consumo crece en mercados cuyo volumen de compra era anecdótico y los consumidores plantean/tienen nuevas exigencias. En definitiva, nuevos players, nuevas oportunidades de venta y nuevos requisitos de calidad. Si a esto le añadimos nuevas tendencias de los consumidores tradicionales —vino rosado, espumosos…—, es necesario que todos los implicados en la Cadena de Valor del sector, desde la vid a la tienda de vinos, estén completamente al día.

En una cita como la World Bulk Wine Exhibition, que reúne a los principales productores, negociantes y embotelladores de vino del mundo, se tuvo la feliz idea de realizar un seminario donde se divulgará qué se mueve en el mundo del vino, cómo conseguirlo y por qué eso es así. Por segundo año consecutivo, expertos de diversas nacionalidades nos lo explicarán de manera práctica durante sus catas y workshops.

Nuestra intención es organizar un evento eminentemente práctico y didáctico, donde los enólogos entiendan qué les demandan los vendedores, qué vinos hay en el mercado y cómo conseguirlos, en donde los compradores encuentren] los vinos más adecuados y los medios necesarios-el cómo— para su procesamiento,  y donde los vendedores puedan comprender las posibilidades y los límites —que también los hay— que la realidad imponga a sus proyectos.

Por segundo año The Art o Blending Wine viene a llenar un hueco que existía, en una feria imprescindible.

Publicado en The Art of Blending Wine | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Brumas y tormentas

Como siempre por estas fechas, mucha llamada telefónica, mucha charla, diversidad de opiniones y como siempre mirando al cielo.

Hoy pensaba escribir algo así como “Este año olvídate del cabio climático”; con las lógicas diferencias, según carga de uva y estado sanitario, parece que venía una cosecha de las de antes: grado alcohólico moderado y las distintas maduraciones acompasadas, nada de esperar a los 15 grados para llegar a las maduraciones de piel y semillas. Lo normal después de la climatología de este ciclo vitícola.

Pero no, hay que volver a hablar del tiempo. Los miedos expresados en mi entrada anterior parecían quedar despejados por un Agosto seco y caluroso, aunque con Septiembre el panorama comenzó a cambiar como explica Eugenio del Moral en el Diario La Rioja; tras estas tormentas, el clima ha estado “falso” con bochorno, humedad alta, temperaturas mínimas más elevadas de lo normal. Justo ayer (17 de septiembre) cayó una tromba agua impresionante en Logroño que afectó a toda la Roja Media y después se desplazó hacia el Noreste inundando parte de Rioja Alavesa y Navarra, ocasionando daños en varios pueblos por pedrisco y la ciudad convertida en una balsa y hoy la bruma y la niebla no acaban de despejar la mañana. Y seguimos en riesgo.

Tomada de alfredsommelier.com

Con todo esto el panorama es cambiante, la maduración y la sanidad se ven comprometidas en unos momentos en los va quedando poco margen para actuar. Todo son dudas, según el último boletín del Consejo Regulador, habla de una vuelta –o ligero retraso- a las fechas normales de vendimia y de riesgos sanitarios, como dato ayer hablé con una miembro del grupo de cata de uva de la Estación Enológica de Haro y aún no han comenzado a realizarlas por falta de madurez. Tras la tormenta de ayer habrá que esperar al próximo boletín de maduración.

Mientras tanto, en zonas dónde no han llegado las tormentas, las viñas con carga están pasando sed. Cómo tantos años hay que seguir mirando al cielo y esperando al Cierzo que todo lo arregla…y no es broma.

Esto se publico en El Correo del Vino

 

Publicado en Enología, Viticultura | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

¡Vacaciones! ¿Vacaciones?

Ya estamos todos con la cabeza y el cuerpo de vacaciones, pero si eres viticultor, o del gremio bodeguero, hay que pensárselo porque el verano viene  de lado. En la zona norte de España sobre todo.

Los que fueron un invierno y una primavera de lujo, nevadas, lluvias, ausencia de heladas significativas ha desembocado en un verano templado, con mucha humedad en el ambiente; esto era esperable y el viticultor está perfectamente preparado para prevenir y tratar las enfermedades latentes. Hasta aquí todo normal.

Pero el granizo, el pedrisco y la lluvia están por dar la lata. Esto como el Gordo de Navidad, muy repartido y con algún pellizco dramático. Hasta el pasado 19 de Julio el diario La Rioja daba más de 7.000 hectáreas afectadas en las zonas riojanas de la denominación, también El Correo se hace eco de alguna granizada espectacular en Rioja Alavesa. Pero no es esto lo peor, sino que rara es la tarde sin su aguacero que impide entrar a las viñas y tratar.

Si uno se da una vuelta por las carreteras secundarias ve los efectos de los “champlazos” de agua que convierten los caminos en auténticos torrentes dañando infraestructuras y parcelas. La intensidad y frecuencia, casi diaria, de las lluvias crea una sensación de impotencia ante la imposibilidad de tratar y, si se puede entrar a las viñas, la efectividad de esos tratamientos. Se entiende que haya viticultores sin saber qué hacer: trabajar y gastar en unos tratamientos cuya efectividad nadie garantiza o tratar para paliar los efectos del granizo o para controlar el mildiu.

Las fotos están hechas muy cerca de Logroño, en el monte Cantabria, viña temprana, al abrigo, frondosa y poductiva. Para llorar se ha quedado.

Un amigo comercial de visita en Rioja me comentaba que, más que a vender, se estaba dedicando a ser paño de lágrimas de pequeños bodegueros y cosecheros que no sabían cómo reaccionar ante el panorama de los pedriscos, los pámpanos rotos por las ventiscas, el barro y la humedad en las viñas…

Resumiendo, aunque el Consejo Regulador haya autorizado un 118% de rendimiento máximo, no hay más que dudas a estas alturas de la cantidad y, sobre todo, de la calidad de la cosecha que viene. El retraso -o vuelta a su fecha habitual- que se prevé para la próxima vendimia no se sabe si será buena para restañar daños o mala porque el agua y el granizo sigan haciendo estragos.

Así pues, tras una cosecha muy corta, tampoco se irán tranquilos de vacaciones los bodegueros que necesitan uva de calidad para ir reponiendo stocks y mantener en crianza  vinos suficientes para cumplir presupuestos en los próximos años.

Cuerpo, o más bien “malcuerpo”, de vacaciones que espero que sean muy placenteras para todos. Así que mejor no pensar en precios.

Esta entrada se poblicó en El Correo del Vino a primeros de Agosto, luego ha venido una ola de calor y, ahora, estamos en las mismas. Otra vez tormentas y otra vez el diario La Rioja, la Casa del Vino y hasta la Etb se hacen eco de la situación.

Publicado en Enología, Viticultura | Etiquetado , , , , , , , | 1 Comentario

Los vinos naturales son de ideología no de terruño

Esto no lo digo yo, lo dijo el MW Sam Harrop en el X Enotour  en el que  Lallemand reunió en Logroño a un nutrido grupo de enólogos para escuchar sobre “Regionalidad y estilo en la elaboración de vinos ¿unidos o enfrentados?”

Comenzó Junior Dirceu Viana MW hablando sobre “Percepción de la calidad”. Su manera de evaluar la calidad la define en pocas palabras: equilibrio, persistencia, Intensidad, concentración y complejidad. A ello hay que sumar: carácter varietal, textura, uso de la madera y potencial de envejecimiento. Nada que objetar, en pocas palabras está todo dicho.

Hablo sobre los consumidores: hay muchos y muchas maneras de definirlos, funcional (compra entry lebel y promociones), aspiracional (compra precios medios y marcas seguras), el que busca impresionar (compra vinos caros, aromáticos, emocional, es marquista y quiere saber cosas sobre el vino)…y también con preferencias culturales, y definió los gustos de USA, UK, paises nórdicos, Asia y Francia. Por tanto la percepción de la calidad dependerá del target, del conocimiento de marca (importancia de los críticos como formadores de opinión) y de presentar como mínimo vinos limpios, correctos y bien hechos.

Esto hace que la calidad sea un concepto multidisciplinar, que necesita del conocimiento de diversas culturas, mantenerse fiel al estilo y superar las expectativas del consumidor –no basta con satisfacerlas- ya que cambiar la percepción es difícil.

Continuó el Director Técnico de Lallemand Enología, José Mª de la Heras hablando de las oportunidades que ofrece la Enología para adaptar los estilos de vino. Definió al enólogo como un equilibrista atrapado entre los inputs del mercado, y los líderes de opinión y limitado por el clima, la añada…Expuso los apoyos que la nutrición, que hace años sólo buscaba seguridad en fermentación, el momento óptimo de esta, el mecanismo de liberación de tioles (término de moda en estos momentos). También advirtió de como en maloláctica los niveles bajos de SO2 y elaboraciones “arriesgadas” están volviendo a traer defectos ya olvidados.

El último ponente, el neozelandés Sam Harrop MW y enólogo, se confesó obsesionado por el consumidor, añadirle valor con precios asequibles, darle más experiencia y felicidad. Darle diversidad de vinos para que no se aburra, sobre todo si es joven, y no se pase a otro producto más excitante.

Todo esto lo consideró políticamente incorrecto en Rioja, aunque siguió describiendo la evolución de Rioja como zona de “vinos de estilo” hacia vinos de terroir, en el sentido de vinos de un lugar concreto. Definió los vinos de estilo de Rioja como muy buenos, sus típicos Crianza y Reserva tienen una gran influencia cultural.

Voy a intentar ser esquemático en su definición de vinos:

  • Vinos naturales: hay mucho mito sobre ellos, no son vinos de terruño, al dejar la Enología al margen se está dejando al azar la expresión del terroir ¿cómo se expresa el vino de ese terror? Para Sam el vino no es natural ya que hay una serie de procesos, desde la plantación de la viña a la botella, que no son “naturales”. Fue rotundo “los vinos naturales son de ideología no de terruño”
  • Vinos de terroir: son vinos que representan la ecología de la zona, clima, suelo, agua…En realidad son la interpretación que el enólogo hace del paisaje. Tienen que ser algo más artístico, sin recetas.
  • Vinos de estilo: son blend de distintos terruños, buscan la uniformidad de un año a otro y están enfocados al mercado. En España son la norma, Rioja tiene gran sentido de lugar, pero no de viñedo; tanto en Rioja como en Ribera del Duero hay grandes vino de estilo, dirigidos a un consumidor hedonista y que gusta a la prensa. Rioja nunca debe de perder de vista estos vinos.

Su ponencia se titulaba algo así como “Una bifurcación en el camino de Rioja”, por lo que se centró en esta zona:

  • Vinos jóvenes: se comercializan muy pronto –lo que los hace muy interesantes para la tesorería- permiten una buena difusión y grandes volúmenes, aunque hay que reajustar hacia el crianza.
  • Vinos criados: oscilan entre los segmentos comercial y premium necesitan mejorar su posicionamiento y subir precios.
  • Vinos de pueblo o de parcela: son una nueva vía que puede ser comercial, no premium. Pero hay que recorrerla lentamente para no espantar al consumidor.

Siguió alertando del peligro que el Brexit supone para el principal mercado de Rioja, lo que implica aprovechar otras oportunidades de negocio. De hecho Rioja es potente en exportación pero va bajando. Recomendó no olvidar el grueso del negocio (joven y crianza) haciendo un cambio limitado del proceso que implique más fruta y menos cueros (coinoculación). Con los vinos de terroir tener cuidado, no te puedes permitir que sean más caros que los de estilo y peores, de hecho en Australia están un peldaño por debajo en precio. Rioja debe mirar al modelo de Champagne, un vino de estilo que está comenzando a hacer vinos de pago. Estos últimos deben crecer de manera orgánica por detrás de la demanda, para no bajar precios, ni que estos sean tan elevados que los saque del mercado.

Acabó la jornada con una cata ciega de vinos de Rioja premiados en Decanter. Lo más divertido fueron las caras de la audiencia, lo decían todo.

Publicado en Enología, Marketing | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Blanco y en Rioja

Sigo con atención todo lo que se va publicando sobre la exitosa evolución de las ventas de blanco en la DOCa Rioja y del esfuerzo de comunicación del Consejo Regulador para apoyarlo… y no puedo evitar media sonrisa.

Si hubiese escrito sobre este tema hace quince años esto se hubiera llamado “Tiro al blanco”. Basta con ver las estadísticas del propio Consejo sobre las hectáreas de variedades blancas en producción para explicar esa media sonrisa. La presión sobre el viticultor para que arrancase variedades blancas era brutal, pegas, impedimentos, precios bajos; pero el que aguanta gana, que dijo el clásico, y ganaron mucha pasta. Algunos años se pagó más cara la uva blanca que la negra y, con 2.500 kilos más por hectárea el negocio fue redondo.

En 1985 había 9.095 Hectáreas en producción un 23% del total, hoy en día hay 5.592, y subiendo, menos del 9%. En 2.012 se tocó fondo 3.764, no se llegaba al 6%. Mientras tanto importantes grupos riojanos invertían en Rias Baixas y Rueda principalmente.

En 2.013, tras un Plan Estratégico y la autorización de variedades foráneas escribía yo en este medio sobre “El Retorno de la Viura”:

“Lo cierto es que en Rioja se ha hecho de la necesidad virtud. Tras el error cometido hacia el cambio de siglo, a rebufo del boom de los tintos, se renunció al blanco –más de la tercera parte del consumo mundial-. La exigencia del mercado, la falta de materia prima y su precio han obligado a que viticultores, empresas y técnicos hagan los deberes y resulta que, tratando a la Viura como Dios y la Enología mandan, se han obtenido vinos de calidad creciente y notable.

 

Echando la vista atrás la Viura ha sido muy mal tratada, primero se plantó en zonas altas, luego buscando kilos. En bodegas enfocadas a tintos era un auténtico incordio, la orografía riojana hacía que se solapase la vendimia tinta de unas subzonas con la blanca de otras. El viticultor –proveedor llamado cliente- no podía parar la vendimia una vez arrancada y, ante la duda de tinto sin madurar o blanco sobremaduro o podrido, era la Viura la que pagaba el pato. Y se decía que no servía, los que no servíamos éramos otros

Por suerte la situación se está revirtiendo, en los últimos cinco años, el volumen de ventas de los blancos de Rioja prácticamente se ha elevado un 50 %, al pasar de 14 millones de litros comercializados a 21,5 millones en el último ejercicio, que corresponde de octubre de 2016 a octubre de 2017, al ser las últimas estadísticas de las que se dispone; este crecimiento, en especial, se ha intensificado aún más en los últimos doce meses a razón de un 21 %, tanto en el mercado nacional como en el exterior, si bien este último lleva la delantera con un 25% de crecimiento.

Ahora, por fin, Rioja se ha tomado en serio el blanco, casi todas las bodegas han ampliado su gama de blancos recurriendo a variedades autóctonas, nuevas -como el Tempranillo Blanco- o “internacionales”, cada una según su vocación o mercado. Ahora se pueden beber vinos frescos y limpios o complejos, jóvenes o criados y se han lanzado a por ese 27% de botellas que, según Nielsen, se consumen en España y que se acerca al 50% si nos vamos fuera.

Pues eso, hemos pasado del “Tiro –casi de gracia- al blanco” al “Blanco y en Rioja” o “Con b de blanco” nuevo eslogan del Departamento de Marketing del Consejo.

Publicado en “El Correo del Vino”

 

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , | Deja un comentario