Cosecha 2020, lo difícil viene después

Calle Estafeta (Pamplona) en sábado por la tarde

Con evidente retraso pongo aquí mi penúltima colaboración en la Gaceta del Vino. Disculpas por el mismo y por el tono, pero es lo que hay.

La cosecha 2020 ya está en bodegas y cooperativas. Objetivo conseguido tras un año muy difícil, climatológica y anímicamente. Se ha obtenido una cosecha, en términos generales, normal en cantidad (aunque con desequilibrios entre zonas) y con una calidad más que razonable aunque sea pronto para evaluarla de manera global.

La verdad es que me gustaría escribir sobre calidad o enología, pero la crisis vinícola la tenemos delante y el panorama no es precisamente optimista. Si hace un año Brexit y aranceles eran las amenazas más acuciantes, ahora el fantasma de la Covid-19 ensombrece el sector hasta niveles desconocidos. Lo que en marzo fue una sorpresa, ahora no debería serlo en la misma proporción, pero parece que no aprendemos y este plural nos concierne a todos.

Si el primer confinamiento hubo que aceptarlo con resignación, lo que está sucediendo ahora sí que debería haberse previsto. En el lejano marzo todos nos quedamos en casa entendiendo que no quedaba más remedio que aceptar una medida medieval, el confinamiento de contagiados y sanos, en pleno siglo del desarrollo tecnológico y científico. El desastre económico está a la vista, pero, insisto, no hemos aprendido nada.

Las autoridades, todas y en todos los países, volvieron a las viejas recetas: destilación y almacenamiento improvisados, con plazos muy justos y recursos limitados, que sólo podían ser interesantes para los grandes productores; y precios desfasados para los pequeños que apuestan por la calidad. En este sector todos son necesarios, que no se olvide. Pero ninguna ayuda para facilitar la comercialización, para la apertura de nuevos canales, para profundizar en los que ya existen.

Los productores a lo suyo, que no es poco: cuidar la viña en un año difícil y trabajar ajenos al entorno. Sólo cuando esperan a vendimiar se acuerdan de que hay una cosa que se llama precio. Todos los años lo mismo, levantan la voz a las puertas de la vendimia que es cuando más presionados están. Ruido sindical y pocas nueces.

Las bodegas, y no sólo ellas, esperando al verano, a la apertura de la hostelería y la llegada de los turistas. Mientras tanto mucha red social y mucho vídeo mono, no está mal porque ahí están los consumidores del futuro, pero muy pocas –y dispersas- iniciativas para los consumidores de hoy. Comprar vino online sigue siendo complicado, falta de tienda en el web, tener que cargar con seis referencias idénticas…Ninguna iniciativa conjunta por parte de grupos de los pequeños productores de vino de pueblo o zona, los consejos reguladores a lo suyo. Lamento ser negativo pero la crisis está aquí, la tenemos a la vista, el primer cierre sonado Osborne en Malpica de Tajo con el arranque de 1.000 hectáreas de viña -un drama para la zona- ha llegado y no sabemos qué vendrá después.

El alivio relativo que supuso la hostelería en verano poco a poco languidece, se cae el alma a los pies al pasear por Estafeta un sábado por la tarde; y las autoridades “colaborando” o cierre a cal canto o cierre temprano y toque de queda.

Aquí los viticultores miran al bodeguero, los bodegueros a la(s) administración(es) y andan pasándose la pelota, como si las empresas y autónomos no fuesen personas que cada día tienen que comer, enredados en sus juegos de poder y “relato”, mientras miran las encuestas.

Desolador.

Acerca de Javier Escobar de la Torre

De origen toledano, Madridejos 1960, me nacieron al lado de la modesta bodega de mi abuelo Isidoro, tras una noche de "monda" de rosa del azafrán. Estudié Químicas en la Complutense especializándome en Química Industrial. Tenía claro que la ciencia sin un fin práctico no me interesaba. Entré cómo "colaborador voluntario" en "El Encín". Era la época de transferencia del INIA a la Comunidad de Madrid y estaban montando, dirigido por Mariano Cabellos, un laboratorio de vinos. Me becaron el Curso Internacional de Viticultura y Enología que dirigía D. Luis Hidalgo y para saber más está LinkedIn http://es.linkedin.com/in/javierescobardelatorre. Desde siempre he estado ligado personal y profesionalmente al sector vitivinícola y ahora, en tiempos duros, estoy intentando ayudar a empresas del sector a ponerse al día.
Esta entrada fue publicada en Gestión, Marketing, Opinión y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.