El pago de la uva

No hace mucho estábamos hablando de cómo pagar la uva y ahora el problema es cuándo. Es que no salimos de polémicas.

Ya el poner el precio a la uva es un problema, por grado, calidad, rendimiento, etc. todavía no resuelto en muchas zonas de España, posiblemente bien en ninguna. El que la compra la tiene que transformar en vino, criarlo –si procede-, vender y cobrar. Todo este proceso lleva sus costes asociados y el riesgo inherente a cualquier negocio. Pero cuando uno es empresario tiene que apechugar con ello.

cheque--621x414

Toamada de livermint.com

La Ley de la Cadena Alimentaria, entró en vigor a principios de año y es en plenas vendimias cuando de acuerdan de que hay que hacer contratos y pagar a 30 días. Aquí alguien ha andado corto de previsión. Es cierto que la atomización de la oferta de uva pone en ventaja al industrial bodeguero, pero este anda en la misma coyuntura ante la gran distribución, último eslabón previo al consumidor final, lo que hace que los eslabones de esas cadenas estén siempre en máxima tensión. Y la cosa no ha ido a mejor, lo que no se sabe es si es mejor el remedio que la enfermedad.

Se supone que los agricultores la habrán recibido alborozados, o  al menos eso se deduce de las manifestaciones de los sindicatos. Pero hay que pararse a pensar un poco no sea que la alegría no dure en la casa del pobre. De repente las empresas que compran uva van a pasar de pagar de la forma tradicional –y hay muchas en función de las zonas y de usos- a pagar “martín-martín” a 30 días fecha de descarga. Esto quiere decir que el plan de tesorería de la bodega se va al garete, que gerentes y/o directores financieros se tienen que poner a pedir financiación urgente (y están los bancos como para soltarla) y que los comerciales se tienen que poner a vender ya a contado rabioso o por adelantado.

Ni una cosa ni otra parecen viables, otra alternativa,  en las bodegas que no dispongan de un fondo de maniobra suficiente, será presentar un concurso voluntario de acreedores y ver qué pasa. Pero esto tampoco parece serio ni agradable. No se puede estar entrando y saliendo en concurso permanentemente. Así pues, mal pinta la cosa, de momento hay dos tipos de bodegas: las que pueden cumplir la ley y las que no, a estas últimas se les amenaza con multas imponentes, que al final pueden acabar dejándolas fuera del mercado o seguir operando como granelistas o criadores-embotelladores y que sea el otro el que elabore.

Mala cosa es que desaparezcan operadores, pues se consigue justo lo contrario de cara al viticultor ya que la bodega que sobreviva estaría en situación de predomino ante ellos, aunque reforzada ante la distribución. Otra alternativa es defenderse con precios nominales bajos, casi simbólicos, y luego ya veremos… Malo también para el viticultor ya que volvemos al “hecha la ley, hecha la trampa” y lo mismo el “ya veremos” se queda en nada.

No parece que haya otra solución que llegar a un acuerdo razonable y aquí sindicatos agrarios y patronal deben hacer un esfuerzo. Quizás sea una gran oportunidad para que la nueva Interprofesional, ejerza un liderazgo efiaz y, sin dinamitar la lógica competencia,  lleve a una situación de equilibrio sin que el consumidor lo acabe pagando ¡Y esta el consumo de vino como para andar jugando!

Publicado en El Correo del Vino http://www.elcorreodelvino.net/noticia/28/3735/el-pago-de-la-uva

Anuncios

Acerca de Javier Escobar de la Torre

De origen toledano, Madridejos 1960, me nacieron al lado de la modesta bodega de mi abuelo Isidoro, tras una noche de "monda" de rosa del azafrán. Estudié Químicas en la Complutense especializándome en Química Industrial. Tenía claro que la ciencia sin un fin práctico no me interesaba. Entré cómo "colaborador voluntario" en "El Encín". Era la época de transferencia del INIA a la Comunidad de Madrid y estaban montando, dirigido por Mariano Cabellos, un laboratorio de vinos. Me becaron el Curso Internacional de Viticultura y Enología que dirigía D. Luis Hidalgo y para saber más está LinkedIn http://es.linkedin.com/in/javierescobardelatorre. Desde siempre he estado ligado personal y profesionalmente al sector vitivinícola y ahora, en tiempos duros, estoy intentando ayudar a empresas del sector a ponerse al día.
Esta entrada fue publicada en Gestión, Opinión y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El pago de la uva

  1. Pingback: Oenopedion » La ley de mejora de la cadena alimentaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.